Cuando la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA) incautó el contenido de varios contenedores ilegales, dentro de ellos hicieron un extraordinario descubrimiento: toneladas de ratas iban a ser vendidas en el mercado como alas de pollo.

Jenny Brookside, vocero de la FDA declaró: “Desgraciadamente ya es tarde para quienes lo compraron y consumieron. Siempre los consumidores deben verificar el origen y la composición de lo que van a ingerir, aunque cabe aclarar que no es fácil determinar cuando se trata de una carne o de otra”. ¿Quieres saber más? Haz clic abajo donde dice “Quiero Seguir Leyendo”.